¿Cómo reducir la tasa de rebote?

¿Cómo reducir la tasa de rebote?

Una de las métricas más importantes a la hora de realizar el análisis del comportamiento de tus visitantes a la web, es la tasa de rebote o bounce rate como también se le conoce.

Esto se debe a que la misma es sumamente útil para tomar decisiones e incluso establecer nuevos giros en tu estrategia de marketing. Para entender bien de qué trata vamos a comenzar por definirlo.

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote o bounce rate, es una métrica de comportamiento de los usuarios dentro de un sitio web y muestra la interacción de estos con los contenidos.

Rebotar consiste, básicamente, en abandonar la misma sin interactuar con su contenido de alguna forma. Es decir, que no hace clic en ningún enlace, ni deja un comentario.

Sin embargo, pese a que éste es un indicador de abandono de la página, no necesariamente tiene que ser percibida como un elemento negativo al cien por ciento.

Google ha explicado en muchas ocasiones que la tasa de rebote no es un factor que Google tenga en cuenta a la hora de posicionar una página web, muchos profesionales del SEO y del marketing de contenidos buscan formas de reducirla.

¿Existe una tasa de rebote ideal?

Por lo general, una tasa de rebote que se considere optima se encuentra entre el 20% y 50%. Sin embargo, no tiene que ser así, debido a que cada página tiene sus características propias y de acuerdo a su utilidad la tasa de rebote ideal entre una y otra puede variar.

¿Cómo se mide el rebote?

La plataforma Google Analytics se encarga de medirlo de manera automática, incluso reporta diferentes métricas que te ofrecen la posibilidad de aplicar filtros para ver el comportamiento de los usuarios por su grupo de edad y por género.

De modo que puedes saber cómo se comportan tus usuarios objetivo, que a fin de cuentas son los que te importan.  

¿Cómo se puede reducir la tasa de rebote de una página web?

Si deseas mejorar el Bounce Rate de una página web, estos son algunos consejos para que la tasa de rebote disminuya:

Depura el contenido

En muchas ocasiones, la forma acertada de reducir la tasa de contenido es mejorar el contenido; tanto el texto como las imágenes. Cuanto más interesante resulte el contenido, más tráfico atraerás y más fácil será que los usuarios se queden.

Mejora la velocidad de página

Otra forma de reducir la tasa de rebote es mejorar la velocidad de carga de la página. Los usuarios no suelen esperar más de dos segundos para que una página se cargue.

Crea una Metadescripción atractiva

Esta le ofrece información puntual al usuario sobre lo que se encontrará al acceder al contenido. Cuanto más detallada sea, más reducirá la posibilidad de que le usuario rebote.

Establece palabras clave de acuerdo a la intención de búsqueda:

Para ello es necesario conocer muy bien a la audiencia y realizar una buena búsqueda de palabras clave. El contenido creado de esta forma debe responder a las preguntas de los usuarios.

Agrega enlaces internos:

El enlazado interno es una de las mejores técnicas que permiten reducir la tasa de rebote. En este sentido, se pueden usar «Clústers de temas» para crear enlaces internos que dirijan a los usuarios a través de una serie de artículos que amplíen la información sobre un mismo tema.

Facilita la búsqueda interna en la página:

Esta es una buena idea para reducir la tasa de rebote, ya que permite que los usuarios busquen el contenido dentro del sitio, sin obligarlos a salir de nuevo a Google a buscar.

Aplica la técnica de la pirámide invertida:

Se trata de una técnica de redacción periodística que consiste en contestar a las preguntas que se realizan los usuarios de forma rápida al inicio del contenido y, más adelante, ofrecer más detalles. Con esta técnica, se puede atrapar al lector en las primeras líneas y llevarlos hacia el resto del contenido, donde encontrará todas las respuestas en detalle.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados